Nuestra historia

Tenemos “espíritu de lo público”, creemos que el objetivo de una institución educativa no debe ser “lucrativo”.

1998.
Un grupo de 14 familias elaboró una propuesta inspirada en los principios de la “Escuela Activa”, de Olga y Leticia Cossettini y el maestro rural Luis Iglesias. Las convocó la inquietante realidad de las escuelas en la región, la pobre calidad de la oferta educativa y la necesidad de ser parte de una propuesta de educación en valores. Con el asesoramiento de la educadora Velia Bianco, ex profesora del “Pedagógico de la Plata”, y Horacio Gilichensky, fundador del Centro de Artes y Ciencias, CEAC, de City Bell, conformamos la primera experiencia educativa: 21 alumnos. Un garaje, fue nuestro primer ámbito. La adscripción a la Enseñanza Oficial no fue posible, por la imposibilidad de dar respuestas a los requisitos edilicios que pedía el Ministerio de Educación Provincial.
2001.
Hubo un importante crecimiento poblacional de alumnos debido a que la escuela pudo disponer de un mayor espacio físico: desde entonces, funciona en una antigua casona colonial, alquilada, a cuadras del centro municipal de la ciudad.
2007.
La gran demanda de vacantes en la zona, el crecimiento y la consolidación de nuestro proyecto institucional, nos impulsaron a iniciar las gestiones para obtener la inscripción oficial de la escuela, manteniendo su propuesta curricular institucional.
2014.
Luego de varios años de gestión, la Municipalidad de Capilla del Monte nos cedió un predio en el Barrio Las Flores destinado a la construcción de nuestra escuela.
2018.
Después de tres años de intensa labor de nuestra comunidad educativa para recaudar fondos, nos mudamos a nuestro propio espacio. El primer módulo de 4 aulas y un espacio común nuclea a los alumnos mayores. Todavía alquilamos un anexo, frente a la escuela, en donde funcionan los grupos de menor edad.
Actualmente.
Perseguimos el objetivo de inscribirnos en la enseñanza oficial. En Córdoba, implica hacerlo bajo la órbita de la Enseñanza Privada, un perfil institucional que no se corresponde con el nuestro, y que además, impone requisitos imposibles de cumplir para nuestra  institución. Por ello, desde hace varios años formamos parte del Movimiento por la Educación de Gestión Social y Cooperativa, un modelo que nos refleja y que es reconocido en la Ley Nacional de Educación desde el año 2006.
Anuncios